Los casos de legionela registrados a lo largo de 2018 no están vinculados a las torres de refrigeración

Por tercer año consecutivo, no se ha establecido relación alguna entre los brotes de legionela registrados en 2018 y las torres de refrigeración y equipos de condensación evaporativa. Las inspecciones llevadas a cabo por las autoridades sanitarias en las instalaciones de riesgo próximas a los lugares en los que se han producido dichos brotes y las investigaciones de carácter ambiental y epidemiológico efectuadas han puesto de manifiesto la no existencia de una vinculación entre los focos y este tipo de equipos.

Estas circunstancias ponen de manifiesto que, en España, las instalaciones de refrigeración evaporativa no son el principal problema en la aparición de casos de legionela, por lo que resulta necesario seguir investigando los factores condicionantes y epidemiológicos que provocan dichos casos.

En el caso del brote registrado el pasado mes de agosto en Vila-real (Castellón), los protocolos de control se activaron en torno a la red de agua, los sistemas de riego y las fuentes ornamentales. Un mes antes, en julio, con motivo del brote producido en el complejo deportivo del Baskonia Bakh (Vitoria), las investigaciones epidemiológicas pusieron de manifiesto que el origen del mismo estaba en el agua caliente sanitaria y en el spa del centro. Estos dos casos vienen a dar la razón al Grupo de Refrigeración Evaporativa de AEFYT que, a lo largo de los últimos años, ha incidido en como las colonias virulentas de Legionella Pneumophila acceden a cualquier lugar con cierta concentración de agua a través de la red, por lo que el control de su origen es fundamental para evitar los brotes, instando a las autoridades sanitarias a realizar un exhaustivo control de la red de suministro de agua.

 

 

Fuente y noticia completa: caloryfrio.com